Tercer paso: Dignidad

Ejercicios de sanación para abrir los canales receptores [PASO #3]

El tercer paso para abrir los canales receptores es la Dignidad.

Dignidad es un concepto muy estudiado por los intelectuales y filósofos. Muchas personas piensan que la dignidad es  una cualidad personal que tienen los individuos que defienden sus logros. No se confunda. Eso no es dignidad, eso es honor. Hay una fina línea divisoria entre la dignidad y el honor.

La dignidad tiene que ver con el ser. El Honor con el ego. La dignidad es una cualidad inherente a su condición humana y  a la vida que hay en usted. El honor es una cualidad de su ego, de todo lo que ha hecho para forjarse un respeto ante la sociedad. Vaya con cuidado si usted persigue honores puede convertirse en un  esclavo de las reacciones de otros.  Si usted cultiva la dignidad libera espacio en su interior para recibir aquello que su verdadero ser anhela para su expansión y evolución. La dignidad es la vida y la vida siempre pide expandirse a través de un equilibrio y respeto con el entorno. Si usted persigue honores se volverá arrogante y atolondrado. Su mente y su cuerpo se volverán insensibles y usted no podrá percibir la belleza y abundancia que hay alrededor suyo.

Las consecuencias de la gratitud: He podido comprobar por  experiencia con pacientes que la gratitud  obra verdaderos milagros, pero también he podido ver que si las personas no adoptan una posición de dignidad corren el peligro de volverse extremadamente sumisas y/o dependientes de favores ajenos. Muchas veces los pacientes se quejan de que aunque adoptan una  actitud de agradecimiento ante la vida y sus circunstancias sienten que en cuanto se relajan un poquitín aparece un abusón que quiere manipularlos… Entonces, cuando empezamos con el tercer paso y les digo “si ya sé, en la vida hay muchos parásitos y hay que saber quitárselos de encima” entonces empiezan a ponerse rojos y a sudar para contener las ganas de empezar a apalizar y a despreciar a los parásitos.

 

Sustituya la venganza y el desprecio por la dignidad: Usted hace cosas horribles porque se desprecia a sí mismoUsted quiere vengarse y despreciar porque han ofendido o despreciado su honor. Cuando alguien le ofende sea lo suficientemente fuerte como para mantener la dignidad. No se rebaje a su nivel y no intente vengarse. Tampoco caiga en el desprecio hacia sí mismo o hacia el otro. No piense o sienta que se merece la ofensa porque eso le va a quitar dignidad y le va a estupidizar. Nadie tiene derecho a ofenderle aunque se haya equivocado. Tan solo los pobres de corazón hacen eso. Si usted cae en el error de la venganza y la ira ante la ofensa estará rebajándose al mismo nivel que la otra persona.

Piense que la otra persona le ofende y abusa porque en realidad se desprecia a sí misma. Por alguna razón carga con un mandato antiguo de ofensa.

La historia de la humanidad está cargada de este tipo de ofensas, de sometimientos. Abusador-abusado. La única forma de salir de ese círculo es cultivar la dignidad. Sea lo suficientemente digno y noble de corazón para no someterse a esa carrera. La dignidad ahuyentará a los abusadores porque no podrán hacer nada para someterlo.

La única manera de no caer en la trampa del desprecio y la venganza y abrir  sus canales receptores al amor, la abundancia, la paz y la sabiduría es prestar mucha atención a este tercer paso: la Dignidad.

Ejercicio:

  • Ponga la mano en el corazón y diga: Yo soy digno de la vida, la belleza y la creación.
  • Ponga la mano en la cabeza y diga: Mi mente me guía para ponerme en contacto con mi Digno Ser.

 

Dignidad

Dignidad  es una cualidad del ser, que usted tiene por el simple hecho de existir. Nadie se la puede quitar, a no ser que usted se lo permita. Dignidad viene del latín “dignitas” y significa excelencia, Grandeza.

La dignidad  se alimenta de algunas  actitudes humanas:

  • Respeto y  responsabilidad con usted mismo, con preservar su verdadera naturaleza: su ecosistema mental, físico y emocional. No se dañe a usted mismo y no deje que le dañen.
  • Aprenda de sus éxitos: Para engrandecer su dignidad aprenda de sus éxitos. Aprender del fracaso es interesante, pero muy costoso intelectualmente. Aprender del éxito le da una fragancia muy especial. Cada momento de excelencia y grandeza en su vida es un éxito. Sumérjase en ellos y consérvelos en su corazón.
  • Da igual la vida que tenga en este momento. Busque pequeños momentos de contacto verdaderamente íntimos con su ser. Éste le va a guiar por el camino correcto. La meditación y el silencio son herramientas excelentes.

Nunca bajo ninguna circunstancia venda su corazón. Los nobles de corazón reciben todas las bendiciones de la vida.

Ejercicio

  • Mano en el corazón: Yo soy digno de recibir todo el amor, la abundancia, la belleza del universo. Yo soy digno de lograr mis deseos y metas.
  • Mano en la cabeza: Yo tengo una mente digna de mi ser que me guía.

 

Un ejemplo muy común

Se acuerda del caso de Juan. Si, ese hombre exitoso en los negocios pero que no lograba conciliar su vida familiar. Decidió que quería recibir el amor de su esposa e hijos.  Con el primer paso Juan se sintió libre para ser lo que quería ser: un buen padre y esposo y recibir el amor y apoyo de su familia. Con esta libertad, cambió su actitud con su esposa e hijos y ya no solo percibía sus quejas y demandas, sino que empezaba a ver sus pequeños actos cotidianos de afecto hacia él. Aun así se sentía un poco abrumado porque siempre parecían estar enfadados y nunca dispuestos a complacerle. Profundamente Juan, al sentirse libre empezó a percibir su propio miedo a defraudarlos, a no ser íntimamente aceptado.

Iniciamos el segundo paso el de la gratitud. Aunque no estaba muy de acuerdo y él  sentía que eran los otros los desagradecidos, decidió aceptar y se comprometió a ser agradecido por tener una esposa y unos hijos. Eso le dio una percepción más profunda y empezó a sentir más cercanos a sus hijos y esposa. Aún así, en muchos momentos se quedaba totalmente paralizado ante lo que consideraba las pequeñas injusticias  cotidianas hacia él. Entonces empezamos con el tercer paso e iniciamos con la Dignidad. Al principio Juan, se pone un poco nervioso y me dice “no lo entiendo muy bien…” hablamos un rato y entiende lo que es entrar en contacto con su verdadera naturaleza, con sus verdaderos sentimientos, aceptarlos e integrarlos. Hablamos de la responsabilidad con él mismo de su actitud que puede ser digna o despreciable y miserable independientemente de la actitud de los otros.

A la semana siguiente vuelve. Esta vez está más silencioso que nunca. “vale, vale, vale…” me dice “nadie es perfecto, ¿cierto?”. Esta vez Juan se dio cuenta de todo el juego y el engranaje en el que está metida su relación de pareja llena de reproches, exigencias, culpas y castigos. Al decidir que su dignidad ya no le permitía meterse en eso. Ya no reaccionaba a las pequeñas manipulaciones cotidianas de su esposa e hijos y simplemente decidía desde su naturaleza profunda cómo reaccionar. También se daba cuenta de su propio juego para manipular y obtener lo que quería, tanto en casa como en el trabajo, pero no se culpaba… tan solo aceptaba que era su mecanismo automático de reacción y que ahora había decidido cambiar por el simple y puro hecho de que sentirse digno era una gran sensación de grandeza y excelencia infinitamente mejor que la de sentirse abusado o abusador.

 

Si le gustó el artículo deje un comentario. Gracias!

 

 

 

The following two tabs change content below.
Terapeuta del sonido. Coach. historiadora. Escritora del libro "Edición mental. la ley de la creación" best-seller en amazon. www.cristinapiera.com

Latest posts by Cristina Piera (see all)

Comments

comments

468

6 Comments

  1. Muy buena información para el desarrollo personal felicidades Cristina.

    Reply
    • Gracias

      Reply
  2. muy interesante los conceptos y los ejemplos y con toda certeza de gran profundidad por esos isntantes me hace parecer que caigo en sus conceptos de sentirme mal o despreciable em toodo omento en mi hogar.como una proyeccion me cae como el anillo al dedo.

    Reply
    • Hola Martin. Gracias por su sinceridad. Efectivamente, es un caso muy común… Un saludo

      Reply
  3. Muy bueno, tus post me han brindado una clara idea de como mejorar mis percepción y sobretodo como conectar mente-cuerpo… Gracias, gracias, gracias.

    Reply
  4. Hola Gilberto. Excelente. Me alegra que le sirva.

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>