Segundo paso: Gratitud

Ejercicios de sanación para abrir los canales receptores [PASO #2]

 

 

GRATITUD

El segundo paso para abrir los canales receptores es la Gratitud. La Gratitud es una actitud interna que puede abrirle canales insospechados de recepción de aquello que desea. La gratitud es una actitud ante la vida que le  puede sacar del letargo y la atrofia cerebral.

En el CMEM recibimos muchos pacientes que no tienen la más mínima capacidad para agradecer nada de lo que tienen en la vida. Normalmente su excusa es “la miseria”, ya sea económica, emocional, física o mental en la que viven.

La actitud de gratitud no es nada fácil y conlleva una gran disposición de energía psíquica y emocional, sobre todo si usted ha caído en la trampa del reproche y el victimismo. En mi práctica diaria como sanadora, me encuentro que en el momento en que las personas han decidido pasar por el primer paso  (libertad) para aprender a recibir,  se encuentran confundidas y desorientadas si no aplican el segundo paso: La gratitud.

Las consecuencias del primer paso “Libertad”:  La libertad da pie a un gran torrente de imaginación para empezar  a diseñar la vida que uno quiere, en ese momento la mayoría de las personas empiezan a ser conscientes de los patrones mentales que les impiden llegar a aquello que han decidido ser. Se dan cuenta de la distancia entre lo que son y lo que les gustaría ser y todos los inconvenientes y obstáculos que hay en el camino.

Usted sabe lo que es la gratitud porque cuando ha obtenido algo que deseaba se ha sentido agradecido. Pero lo que es verdaderamente difícil es ser agradecido cuando las cosas no funcionan del todo bien. En este caso es muy frecuente caer en el reproche.

Substituya el reproche por la gratitud. El reproche es muy similar a la culpa en el sentido de que es corrosivo y enfermizo. Se puede manifestar de forma sutil e indirecta o a lo grande directamente con discusiones. Usted reprocha porque  siente rabia hacia las personas (sobre todo si tiene una estrecha relación) que pone trabas  hacia su libertad de recibir aquello que desea de la vida.  Usted reprocha al otro porque siente una ira interna muy fuerte hacia si mism@.

Ejercicio:

  • Ponga la mano en el corazón y diga estoy profundamente agradecido de ser quien soy. (ponga todos los detalles posibles. Ejemplo: Marisa, mujer, ser espiritual, madre de Pepito, esposa de juan, ingeniera de caminos, boliviana, enferma de artritis, etc… )
  • Ponga la mano en la cabeza y diga  estoy profundamente agradecida por mi mente que me ayuda y tiene un gran potencial.

 

La gratitud le va a sacar del reproche. Si usted reprocha su mente se vuelve completamente estúpida. Se descontrola, pasa de un tema a otro sin coherencia. No logra mantener un estado de crecimiento y evolución. El reproche seca el cerebro, no le da herramientas para la creación y la recepción de aquello que quiere. Si usted quiere amor  y se pasa el tiempo reprochando y sintiéndose pobrecito porque nadie le quiere, probablemente su mente no perciba el amor a su alrededor. Se volverá floja e inestable, perezosa y egoísta.

Cuando empieza a agradecer, los canales que se abren son totalmente diferentes. Su mente se fija en lo bueno y siente que está en paz con ello. La envidia, la avaricia, el rencor, los celos se disipan con la gratitud. Agradezca todo lo que tiene, aunque al principio no se sienta en paz con ello.

Agradecimientos:

A sus padres y sus antepasados: agradezca a sus padres por la vida que le han dado, por todo lo que tomó y le dieron. No sea desagradecido con ellos y no les reproche nada. Hicieron lo que pudieron. Si usted se queda enganchado en el reproche hacia ellos (por muy mal que lo hicieran) estará perdiendo vida. Es una ley universal. No se reprocha a los padres. Se los acepta con sus defectos y virtudes y se les agradece por la vida que le han dado. En cuanto a sus antepasados también tiene que agradecer, es la forma de salvarse de antiguos mandatos guardados en la sombra del subconsciente que pueden estar influenciando en su vida de forma penosa. Da igual que usted encuentre que ha heredado una fuerte carga energética negativa de sus antepasados que le está obstruyendo hacia su libertad de recibir lo que desea de la vida.

Ejercicio:

  • Ponga la mano en el corazón y diga: agradezco a mis padres por la vida que me han dado y agradezco a mis antepasados que hicieron lugar en la vida para que yo esté aquí. Gracias por lo bueno que me pudieron dar para mi crecimiento y evolución. Lo que no pudieron darme lo tomo de otro lugar. (cita de Bert Hellinger)
  • Ponga la mano en la cabeza y diga: mi mente agradece la vida que hay en mí.

 

Gratitud ante  las circunstancias adversas, la injusticia y la pérdida: Mantener una actitud de agradecimiento es normal cuando las cosas van bien, pero no es tan fácil cuando usted se enfrenta a circunstancias adversas o ha sufrido una injusticia o pérdida. En este caso, la gratitud le puede ayudar a pasar por encima de las circunstancias y a encontrar las herramientas necesarias para poder salir de la situación desfavorable.

Piense, si usted se queja ante la adversidad pierde toda su energía, sin embargo si agradece por las circunstancias adversas como quien acepta el reto, enseguida va a encontrar las claves y la ayuda necesaria para poder salir de la situación. No caiga en la trampa del victimismo que es la salida fácil, ni tampoco se vuelva un masoquista y agradezca a las personas que son injustas con usted. Simplemente no se lo tome personal.

Si alguien es injusto  y usted se siente agradecido por la lección que conlleva esa injusticia, lo más probable es que aleje a esa persona que lo que más desea es causarle sufrimiento o aprovecharse de usted. La gratitud ahuyenta a los malos de corazón porque no logran cargarle su pesada mochila. La gratitud ennoblece su espíritu. Si usted se enfada y siente odio ante la injusticia solo logrará aumentarla.

Cuando usted se encuentre en cualquiera de estas situaciones haga el siguiente ejercicio.

Ejercicio:

  • Ponga la mano en el corazón y diga: yo me comprometo a salir de esta situación y a aprender la lección para no volver a meterme nunca más.
  • Ponga la mano en la cabeza y diga: mi mente me guía hacia la solución perfecta.

Gratitud a todo aquello que quiere o desea por existir: Quizás usted piense que no puede ser agradecido por tener una relación de pareja que es un fracaso o por la ruina económica o por los problemas de salud. Pero si puede ser agradecido por el amor que existe en el mundo o por el dinero y la abundancia y por la salud y los avances en la medicina. Ello liberará un gran espacio dentro de usted para poder recibirlo.

 

Un ejemplo muy común: Recuerde el caso de Juan que ya hablamos en el paso 1: era un padre de familia exitoso en el trabajo pero agobiado por su vida familiar y sentimental. Con el paso 1 le fue más o menos bien. Él había decidido libremente que quería ser un buen esposo y padre y disfrutar y estar bien con su familia. Al cambiar su enfoque empezó a percibir el cariño de su esposa e hijos pero igualmente se sentía agobiado por las demandas de estos y sentía una gran injusticia hacia sus propias necesidades. Empezamos con el segundo paso Gratitud. Juan vuelve a ponerse rojo y soltar la misma cantinela “ella es la desagradecida que no ve nada y siempre se está quejando, nada le va bien” entonces vuelvo otra vez a la misma afirmación.”Está bien Juan, no se trata de ella, se trata de usted. Si ella no sabe agradecer sus esfuerzos es cosa suya.” A la semana siguiente vuelve. Algo ha cambiado en él, en su mirada y su percepción.

Ahora ya no se queja.  Reconoce que al principio le costó mucho sentirse agradecido por tener una esposa e hijos, solo veía inconvenientes. Pero decidió tirar para adelante y empezó a percibir los pequeños gestos que su esposa tenía para hacerle sentir bien. Esos gestos que en otras ocasiones pasaban totalmente desapercibidos por el enfado y enojo. También se dio cuenta de su arrogancia y exigencias continuas y de cómo se sentía todo el tiempo atacado. Poco a poco fue encontrando herramientas para resolver las pequeñas injusticias cotidianas, que ya no se convertían en auténticas excusas para soltar todo su rollo de padre trabajador y empezar a reprochar y exigir. Ahora se daba cuenta que su esposa también trabajaba y que no solo era cosa de mujeres conciliar la vida laboral y familiar, sino que él también tenía que poner una buena dosis de energía para tirar adelante la familia a nivel emocional. Además su esposa al ver que su esposo no respondía ante las quejas con enojo, sino con una sugerencia, empezó a cambiar el tono de su voz y suavizar su actitud hacía él. Aunque Juan estaba más contento reconocía que todavía quedaba mucho trabajo por hacer…

 

Si le gustó el artículo deje un comentario. Gracias.

The following two tabs change content below.
Terapeuta del sonido. Coach. historiadora. Escritora del libro "Edición mental. la ley de la creación" best-seller en amazon. www.cristinapiera.com

Latest posts by Cristina Piera (see all)

Comments

comments

468

3 Comments

  1. Muy útiles los consejos, gracias, los aplicaré conscientemente en mi vida diaria.

    Gracias!!!

    Reply
  2. Cristina, hola, excelentes ambos temas la libertad y el agradecimiento. El saber perdonar y perdonarnos, y agradecer todo, lo bueno y lo malo es profundamente reparador en términos internos. Y…está tan al alcance de nuestra mano. Es barato, no cuesta. Son verdades tan sabidas y sencillas que por lo.mismo pasan inadvertidas para uno.Gracias….!!! Por traer a nuestra conciencia algo que sabemos , pero que ignoramos frecuentemente.

    Reply
    • Hola Mónica, Gracias a ti por compartir.

      Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>