La autoestima se forma con los sentimientos y pensamientos que tienes sobre ti mismo. La verdad, no se trata de egolatría ni hedonismo,  tampoco de que crees una visión distorsionada de tus súper dones, pero sí de estar satisfecho contigo mismo de perdonarte, comprenderte y amarte a pesar de tus defectos.

 

Cómo puedes saber si tienes una autoestima sana?

Si vas por el mundo dejando que cualquier opinión sobre ti te desmorone, si solo te sostienes cuando recibes la aprobación y la mirada ajena, si tienes miedo a mostrarte tal como eres , si necesitas controlar y manipular a las personas, si no puedes dejar de compararte con otros, si piensas que no eres una persona afortunada, si sufres de ataques de celos, si tienes cero tolerancia a las personas diferentes… ya puedes empezar a imaginarte que tu  autoestima está por los suelos.

En realidad muchas personas piensan que ellas están bien, se sienten bien con lo que son etc… y que si están mal es por culpa de otros. En este caso estaremos hablando de personas que han construido una personalidad con la que comunicarse con el mundo y han desarrollado cierto sentido interno de bienestar, pero este centro es débil y se desmorona   al primer soplido del lobo feroz.

 

El cuento de los tres cerditos.

Seguro que has oído hablar del cuento de los tres cerditos. A modo de resumen; cada cerdito se construye una casa, el más vago lo hace de paja, el segundo un poquito más trabajador lo hace de madera y el último, más concienzudo lo hace de ladrillos. A los dos  primeros el lobo les destroza la casa pero  con el tercero no puede por más que sople y patalee.

A modo de metáfora, piensa en tu autoestima como tu casa, tu lugar de reposo y centro de regeneración energética de donde sale todo tu potencial creativo para construir la vida que deseas. Por eso tu autoestima tiene que ser fuerte y no un montón de paja mental que se desmorona al primer soplido del lobo feroz.

 

Construcción de una autoestima fuerte:

Para construir una autoestima fuerte vas a tener que empezar a llenar tu cabeza de pensamientos positivos hacia ti mismo y eso no se hace de la noche a la mañana. No vas a poder tomar la decisión de decirte “Ok, soy fantástico y me merezco lo mejor” y salir al día siguiente sin que nada, ni nadie te importe. A lo sumo te parecerás a Robocop con el pecho totalmente hinchado y a prueba de balas pero sin una pizca de ternura y lucidez.

Aquí te dejo unos pasos para que tus pensamientos y sentimientos hacia ti mismo empiecen a cambiar:

 

Paso 1: Reconciliarte con tu pasado

Puede parecer más fácil estar satisfecho con tu pasado si has logrado acumular una serie de títulos y medallas que avalen lo fantástico que eres. Pero recuerda, no quieres acabar como Robocop con el pecho hinchado, ni como Maradona sentado en una silla de un hospital psiquiátrico (si, a todos nos gustaría ganar la copa del mundo).

Para reconciliarte con tu pasado se requiere un gran acto de humildad. Tienes que poder ver el milagro que supone que una pequeña célula se ha convertido en ti, en lo que ahora eres. Tienes que observar cómo esa semillita que un día alguien planto (padres) ha salido al mundo y se ha creado un lugar con más o menos esfuerzo. Tienes que estar de acuerdo y aceptar las circunstancias en las que creciste y te desarrollaste como individuo y tienes que comprender los mecanismos que te llevaron a ver el mundo como ahora lo ves. No hay otra forma. Tienes que desarrollar a tu historiador interno, a ese que te conoce y que comprende porque piensa como piensa, porque siente como siente y porque actúa como actúa. Es la única forma de traer a la conciencia la inconsciencia.

No vas a poder construir unos buenos cimientos de tu autoestima si  no amas con toda la ternura y dulzura de tu corazón al niño, adolescente o joven que has sido. Da igual los titulo y medallas, repito!!!

 

Paso 2: Olvida la totalidad

No necesitas ser perfecto. Tus acciones no tienen por qué rallar la impecabilidad. Tan solo necesitas ser consciente de que haces lo que puedes y que siempre todo, todo, todo es mejorable.

Para adquirir ese hábito, cada vez que hagas algo, puedes decirte cosas como:

  • Está bien, lo importante es empezar, ya voy a mejorar.
  • Uui! parece que me equivoqué, está bien, estoy aprendiendo…
  • Eh, parece que esta vez me ha salido mejor. Qué bien.
  • Buenísimo… Que afortunado soy por tan brillante inspiración (ésta es para que no se nos suba el ego).
  • Qué bonito es aprender cosas nuevas.
  • Por Dios, hay tantas cosas que no sé. Qué bueno que tengo toda la vida para aprender.
  • No es perfecto pero he disfrutado haciéndolo.
  • Esa persona no me conoce, no tiene derecho a juzgarme.
  • No hace falta que le guste a todo el mundo y aún menos a personas a las que no les importo.

 

Paso 3: Crea una imagen mental sobre ti.

Este es el paso más resbaladizo, sobre todo si provenimos de escuelas ortodoxas, pero hoy por hoy es el que va a llevarte a construir un castillo, palacio o mansión a prueba de cañonazos. Empieza a pensar y a ver qué tipo de persona quieres ser.

Cierra los ojos, en tu tiempo de ocio o de vagancia mental (si, esos momentos en los que sueles estar ocupad@ pensando en “la petarda” de aquí o de allá, o el abusador de “Marte o Júpiter”) y empieza a crear una imagen mental de cómo quieres ser. Como piensas que te gustaría que fuese tu andar por este mundo. Intenta verte con todos los detalles posibles. Puedes empezar por lo más superficial como la ropa, casa, corte de pelo, etc… y luego puedes ir profundizando con tu profesión, estado emocional, capacidad intelectual, sentido del humor.

Quieres estar en guerra continuamente y provocar miedo y envidia? o quizás deseas causar sonrisas y carcajadas y quieres amar y ser amado.

Aprende a verte desde afuera y a gestionar la reacción que causas en los demás, pero sobre todo no caigas en la culpa. Recuerda que estás aprendiendo, no pasa nada si no logras tus objetivos mañana.

 

Queridos lectores. De verdad estoy convencida que si las personas trabajamos en crear una autoestima sana y fuerte vamos a dejar de ver tanto conflicto, tanta guerra, tanta silicona y tanta bravuconería  de revista del “corazón corazón” que solo nos provoca más confusión, soledad y amargura.

Yo les quiero recordar que las ayudas externas siempre son buenas y que dotarse de herramientas es sano, por eso les invito a conocer el poderoso audio de Aumentar la Autoestima.

Por tu desarrollo personal y el de toda la humanidad

Cristina Piera

Cofundadora del CMEM

The following two tabs change content below.
Terapeuta del sonido. Coach. historiadora. Escritora del libro "Edición mental. la ley de la creación" best-seller en amazon. www.cristinapiera.com

Latest posts by Cristina Piera (see all)

Comments

comments