Ejercicio de sanación

Ejercicio:

Imagina tu muerte. Si. Es así. Vas a morir y ahora puedes imaginar como vas a morir: ¿En un accidente, de golpe, sin enterarte de nada? o ¿Poco a poco en un hospital drogado y atontado? o ¿Subiendo las montañas del Himalaya, con la adrenalina corriendo por tus venas?También podría ser en ¿En manos de un demente asesino que decide por tu vida? o ¿siendo un viejecito ricachón que busca la inmortalidad poniendo engendros en su cuerpo? o ¿ahogado por un sunami? o ¿que se te caiga un rayo en la cabeza? o quizás ¿tranquilo, en paz y entero, con la conciencia intacta aún después después de la desintegración de tu cuerpo?

Estos son solo  algunos ejemplos comunes de muertes, pero hay muchos más. No te asustes. El miedo a la muerte es probablemente el más visceral de todos. Si eres humano es normal que tengas miedo a morir. Acepta ese miedo y conviértelo en algo creativo con este ejercicio. No es nada fácil imaginar la muerte así que no te fuerces. Cuando te veas con ánimos coge la foto de tu bebé y escribe en el dorso: “un día voy a morir”.

Los bebes saben de estas cosas. Ellos están más en contacto con la vida que ninguno de nosotros. Acaban de llegar y están dispuestos a desplegar todo su potencial. Todavía no conocen las restricciones que la sociedad les va a imponer. Papa, mama, el colegio, el vecino, el abuelo, la tía , la prima, el autobusero, la de la tienda, la niñera, etc… los niños saben de qué va la vida y aprenden que no se lo van a poner fácil para poder desarrollarse con plenitud. Lo que escribes en el dorso de la fotografía de tu bebé es algo que  ya sabías en ese momento. Ahora te lo recuerdas a ti mismo.

En el momento en que escribas esa frase en el dorso de la fotografía “un día voy a morir” vas a entrar en contacto con la ley de vida.

Hay personas que cuando hacen este ejercicio se enfadan, otras lloran desconsolados y buscan a mami, otras les entra un profundo fastidio y desasosiego, otras sienten ahogo, otras un miedo abismal, otras es como si se quitaran un gran peso de encima y otros no sienten nada. Sea lo que sea que sientes está bien. Ahora lo importante es que empieces a hacer el ejercicio de imaginar cómo quieres que sea tu muerte. En verdad, de eso depende tu vida.

La muerte tiene que ser necesaria para tener un nuevo comienzo. De echo es  sano que mueran las células cancerígenas, que muera todo lo malo y que te pudre por dentro sin dejarte sentir la belleza de la vida. Que muera la ira, los celos, la avaricia, la desidia. Que muera todo eso y que nazca el amor, la comprensión, la agilidad, la frescura, el cariño, la inteligencia, la bondad, la fuerza y muchas otras cosas que forman parte de la belleza de vivir.

Después de hacer este ejercicio de imaginación, date un baño de agua caliente con sal. La sal es uno de los conservantes más antiguos por definición. También sirve para desinfectar las heridas.

Aunque no lo sepas pensar en tu muerte te arraiga a la vida. Piensa que durante tu infancia hiciste muchos esfuerzos por crecer y por descubrir  cual era tu misión en el vida. Probablemente te mataron muchas veces: mataron tu inocencia, tu curiosidad, tus sentimientos genuinos, tus ganas de vivir y lo hicieron poco a poco de manera gradual. Al hacer ese ejercicio es probable que empieces a ver todas las muertes que tuviste en la vida. No te enfades, aprende a hacer el duelo, deja salir el dolor y da luz a un nuevo nacimiento.

Ahora te dejo el audio de romover karma y mientras lo escuchas escribe en el dorso de la fotografía de tu bebe la frase que he mencionado al  pincipio del artículo.

No te olvides de comentar. Tu opinión es muy valiosa.

 

The following two tabs change content below.
Terapeuta del sonido. Coach. historiadora. Escritora del libro "Edición mental. la ley de la creación" best-seller en amazon. www.cristinapiera.com

Latest posts by Cristina Piera (see all)

Comments

comments

468

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.