Corrección subconsciente

Son muchos los maestro que hablan de que toda acción debe hacerse con toda la mente y con todo el corazón, asegurando que de esta manera se consigue el objetivo. Es cierto, pero como explicación dista mucho de poder responder a muchas personas que aseguran que sus objetivos no se cumplen aun cuando le ponen todo el empeño y el corazón.
Aquí es cuando tenemos que ver de cerca cómo funciona la mente.
El estudio sobre el subconsciente ha pasado por muchos periodos, críticas, análisis y experimentos científicos. En este tratado nos quedamos con las últimas evidencias científicas que aseguran que un 97 por ciento de las acciones humanas están regidas por el subconsciente. Por lo tanto solo tenemos control de un 3 por ciento de la psique.
Entonces ¿Qué hay en el subconsciente que hace que actuemos, pensemos, sintamos de un cierto modo?

Los patrones mentales

Para que usted tenga cambios importantes en su vida es preciso que se conozca interiormente. Que sepa porque reacciona de manera que le perjudica o dificulta el proceso de la creación consciente de su realidad.
El subconsciente contiene patrones mentales que son estructuras energéticas de información. Es decir los patrones mentales están compuestos de pensamientos, creencias, valores, sensaciones, emociones.
Por eso un determinado olor puede desatar un recuerdo que estaba muy escondido en el subconsciente. O la actitud de alguien puede provocarle la ira sin siquiera saber porque.
Esto se debe a que toda la información energética que se absorbe a través de los sentidos se imprime en la materia, exactamente en las redes neuronales del córtex.
Patrones mentales y engramas cerebrales.

De un modo profundo lo que verdaderamente anhela el alma del ser humano es el amor. Si, el amor con mayúsculas. Desde que se nace se está continuamente buscando amor. Un bebe lo tiene claro. No tiene proyecto, ni metas, ni objetivos intelectuales. Pasa el tiempo y su único objetivo es crecer, comunicarse, desarrollarse de forma natural. No hay una búsqueda intelectual en ello. Para que ese crecimiento (natural del ser humano) sea placentero y sin esfuerzo, el bebe requiere de amor. Y verdaderamente está muy en contacto con esa energía. Cuando no la tiene llora, sufre, se retuerce…hasta que al final, si no la ha conseguido se conforma. Y se va creando su mente, su estructura de pensamiento, en la que se da cuenta que si “actúa de un cierto modo” tendrá la atención, el cariño, el amor de la gente que le rodea.
Y esa gente que le rodea tiene una serie de expectativas hacia el bebe en función de la cultura, la clase social, la familia, los gustos personales, su experiencia de vida y sus propios patrones mentales.
Los patrones mentales tienen su respuesta física en el cerebro y cada vez que se forma una estructura nueva de pensamiento se crea una nueva red neuronal. Dependiendo de lo mucho que se repita ese pensamiento se acabará produciendo engramas que regirán la vida del ser humano.
La ciencia ha comprobado que las decisiones se toman a nivel subconsciente. Si usted tiene una vida de fracasos es porque sus patrones mentales están formados por patrones de fracaso. Y todas las micro decisiones que usted toma interiormente son en base a estos patrones de fracaso. En su mente no están corriendo patrones de éxito.
Por ejemplo: Usted muchas veces hace las cosas y las deja a medias, mal hechas o con una mala terminación porque interiormente ha tomado la micro decisión de que “ya está bien, ya es suficiente, estoy cansado” y ese es un patrón claro de fracaso. Si usted lo cambia por un patrón de éxito y eficiencia, usted dirá “ya está bien es suficiente con esto voy a obtener los resultados que necesito.”
Esté muy alerta a las acciones que usted realiza y cuando éstas no le reportan beneficios, detecte el patrón de fracaso que hay detrás.

Para tener una vida de éxito instale más de 100 patrones de éxito que estén corriendo constantemente por su mente.

Hay unas estructuras de personalidad que se repiten y que al estar socialmente aceptadas y acomodadas a la realidad primaria del mundo en el que vivimos, no nos damos cuentas que atentan contra los deseos del corazón. Ahora vamos a analizar algunas de ellas:

“El Yo Crítico-intelectual”: Son personas muy inteligentes mentalmente y han elaborado un discurso intelectual que les capacita para criticar y tirar abajo cualquier iniciativa. De esta manera se salvan de tomar acción porque nada vale la pena. En vez de involucrarse están siempre buscando el error que va a descalificar todo el resto. El crítico intelectual es una persona muy deprimida que se siente poderosa cuando tira abajo a los demás, pero esa energía se le escapa enseguida, por eso necesita encontrar otra víctima a quien descalificar. Son personas que esconden dentro de sí una gran paranoia, no confían en nada ni nadie y para defenderse se han armada con el intelecto

“El Yo desconectado que prueba” Este tipo de personas están siempre probando cosas: negocios, métodos terapéuticos, amistades, experiencias, etc… pero están tan desconectados de su ser interno que no tienen manera de medir su progreso y crecimiento. Aunque tengan resultados no tienen la sutileza de verlo y asociarlo a la acción que están realizando. Estas personas siempre están insatisfechas y siempre se están quejando de todo. En este caso se sienten habilitados para desvalorizar la acción porque ello lo han probado y no sirve según su percepción. En el fondo son personas infantilizadas que están siempre dudando de todo.

“El Yo complaciente” Necesitan saber lo que dice la masa para saber si es bueno o no lo que realmente desean, hacen o sienten. No se atreven a actuar por miedo a lo que los otro digan. Están tan alejados de su verdad interna que necesitan que otros desde fuera le digan que es lo mejor, aunque lo esconden mucho y se las arreglan para parecer que la decisión proviene de su interior. Son personas que han desarrollado una gran capacidad para averiguar que desean los demás convirtiendo en propio los deseos ajenos. Son personas muy manipuladoras que no les va a importar cambiar de bando según lo que diga la multitud. En realidad se sienten muy solas y quieren formar parte de algún vínculo profundo.

“El Yo Buscado” Son personas atentas a las señales porque saben que en cualquier momento va a llegar la respuesta a sus preguntas.

Estas son estructuras psicológicas que se repiten con asiduidad y que en mayor o menor medida todos tenemos en nuestra estructura psíquica. Si usted consigue identificar que “Yo” está hablando y actuando la mayor parte del tiempo, tendrá herramientas para desarmarlo y dejarlo fuera de lugar cuando empiece a atentar contra sus acciones programadas para el éxito.

En el proximo artículo vamos a hacer mención a un patrón que está muy arraigado en la cultura y que está atentando contra el sueño de una gran mayoría de personas de crear riqueza. El patron de Dinero

 

Si te gusto el artículo deja un comentario para la comunidad. Gracias.

The following two tabs change content below.

Comments

comments

468

4 Comments

  1. Excelente articulo.

    Reply
  2. Buenos dias.. gracias infinitas por compartir me ayuda muchisimo bendiciones!

    Reply
  3. Excelente muy concreto

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>